domingo, 25 de abril de 2010

10 MANDAMIENTOS DEL PERRO

.


1.- No te enfades conmigo por mucho tiempo, ya que mi vida solo dura más o menos de 10 a 15 años.
2.- Dame cariño y afecto, que lo necesito mas que nada y dame tiempo para averiguar que quieres de mi.
3.- Tú tienes tu trabajo, tus amigos, te entretienes y yo solo te tengo a ti.
4.- Háblame, aunque no entienda tus palabras, entiendo el tono de tu voz cuando me hablas. Se consciente en tu forma de tratarme puesto que nunca la olvidaré.
5.- Antes de golpearme o lastimarme, recuerda que también puedo lastimarte con un mordisco pero no lo hago porque te quiero y nunca te haría daño.
6.- Antes de regañarme por ser perezoso y desobediente, pregúntate si algo me molesta, tal vez no me estas alimentando correctamente, he estado mucho tiempo bajo el sol o mi corazón esta envejeciendo o debilitándose.
7.- No me dejes nunca en la calle: no quiero morir en la perrera municipal ni bajo las ruedas de un auto; cierra tu propiedad con una buena reja y no dejes abierta la puerta (acuérdate que también hay ladrones).
8.- Por favor cuídame cuando envejezca ya que tú también envejecerás algún día.
9.- No me abandones jamás: sé tan leal conmigo como yo lo soy contigo; si algún motivo insuperable te obliga a separarte de mí, prefiero que me des en adopción antes de echarme a la calle.
10.- En mi último viaje no me dejes solo, quédate conmigo y nunca digas que no soportas mirarme. No me dejes enfrentar esto sin ti. Todo es más fácil para mi si tú estas a mi lado porque siempre te amaré.



-De Internet





(En la foto Don Tillo)
-----------------------

6 comentarios:

Betty dijo...

Tan guapo! Tan grande! Tan serio! ¿de quien será?

Besos 4 2

el jardinero dijo...

Pues podría ser tuyo si a estos rasgos le añadimos "inteligente"

Besos 43

Anónimo dijo...

Mi madre siempre dice "cada ser es un vaso de sangre".

Estos madamientos mas de una persona debería aprenderla y no utilizar a los animales como regalito hasta que crezcan. Yo tengo un gato y cuando estoy sola siempre me acompaña igual que un perrito. Si prestas atención puedes aprender de ellos mucho.

P. Pernía

el jardinero dijo...

Gracias por el comentario. Estoy totalmente de acuerdo con tu observación.

Anónimo dijo...

PARECERES
Todo amor tiene sus exigencias.
Don Tillo está tendido en el umbral de la foto, pendiente del juicio visual de su amo. O eso me pareció.
Parece obvio, cotidiano, pero hay algo singular en el espacio de este retrato. Don Tillo parece la figura de perro de un zodíaco en granito.
El perro mira de frente, como un sedentario perfectamente ensamblado con su contexto de limpieza, silencio, simetría.
Su estructura, su porte concentrado, su aire un tanto evocador, adusto, lo hacen parecer mayor de su edad. Parece que fuera el perro de un monje medieval y budista, dominador de su curiosidad y afinador de su instinto.
Seguramente estaba pendiente de cuál fuera el juicio visual de su amo con una cámara en la mano.
Seguramente este animal es mas tarambana cuando camina en paralelo con su amo por el monte.
En todo caso, hay una contención acumulativa y un hábito eliminativo, una dinámica del hacerse y deshacerse igual que lluvia, que lo dota de cierto digno retiramiento, frente a un mundo borde y desbordado.
Eimén,

Iré saboreando sus escrituras. Anduve ausente.

PD,. Esta foto prueba que usted puede pensar con imágenes comedidas, audaces, monócromas. Ora rece con palabras o con fotos.
Muy inteligentes los comentarios de Bety.
También su respuesta.
En cualquier caso, reitero dos cosas que dijo algún monje:
Una.-Frente a la inteligencia, me descubro. Frente a la bondad, me arrodillo. (Y se arrodillo ahora mismo un servidor también ante el teclado, como dicen de Fray Angélico cuando pìntaba a una gracia de su divinidad.).
Y dos. Los humanos y los ratones sabemos que no siempre podemos culminar nuestros proyectos,
pero ya nos vale con ponernos.

Ralma Loro

el jardinero dijo...

El capitalismo más crudo y furioso desmonta el estado del bienestar en el mundo. En este entorno turbulento de fin de época mi blog se revaloriza hoy superando cualquier parangón:
El maestro ha vuelto y ha reivindicado con calma su lugar.

Gracias por las joyas que nos has regalado.