sábado, 20 de marzo de 2010

ENCANTAMIENTO


Nací en Ronda a mi actual encarnación hace más de medio siglo. Mi padre, en su normal alegría, le dio un considerable óbolo a una vieja solterona a la que su mismo fanatismo religioso convertía en bruja. Vivía rodeada de gatos en un caserón maloliente cercano a mi casa y quizá, en agradecimiento, quiso proteger mi libertad en el futuro pronunciando varias veces antes de aquel amanecer de abril empapado de orujo y belladona, un conjuro antiquísimo tallado en caracteres árabes sobre una lasca de piedra renegrida, encontrada en el fondo del Tajo hace un inmemorial de años.
Tras multitud de comprobaciones y ensayos constato con total certeza que el sortilegio de la espiritista para preservar mi independencia ha debido ser que cuanto más me atraiga una mujer, más imperceptible soy a su mirada.

Así que ya ven, es magnífico disfrutar de esta contundente prerrogativa liberadora en un mundo tan lleno de seres planos y adocenados.

Aunque, la verdad, no siempre me acuerdo de aquella vieja lechuza con cariño.



-S.P.




(En la imagen la cueva del Gato, Benaoján)

-Dedicado a Salvador Lobato A.
--------------------------------------

6 comentarios:

Luna Roja dijo...

Querido jardinero! Vuelvo a visitar su jardín cuando llega la primavera y me encuentro, como siempre, con bellísimas imágenes y palabras como estas.
Muchos besos jardinero

el jardinero dijo...

Oh! Pero si ha venido mi niña! Mi amapolita rebelde..

Deseo que encuentres la forma de convertir esta primavera en la más feliz de tu vida.

yedra45 dijo...

Mi estimado creador de este bello jardín , no me extraña que este reducto dentro de la enmarañada trama de internet sea tan acogedor para esta internauta dado que pertenece usted a una saga de hombres sabios en cuanto a las cosas importantes de la vida lo que he podido constatar obsevando el mimo con el que cuida su jardín plagado de verdades y de entrañables articulos como éste que ha dedicado a nuestro admirado Salvador Lobato, orgulloso de ser Rondeño como el hacedor de esta web.
Me alegra haber recalado en éste remanso de sabiduría.
Un saludo afectuoso

el jardinero dijo...

De ti recuerdo el terciopelo de tu voz, la correctísima y acogedora pronunciación. En lo más intangible, tras lo sugerido por el urgente silbar las eses y el abanicar húmedo de tu acento hay una mujer sensible, un volcán de fuerza interior, ganas de vivir y necesidad de crear.

Le dediqué el cuentecillo a SL porque fue y es uno de los maestros que me ha puesto la vida con quien más aprendo y más me divierto.

Déjame besar tus manos como bienvenida, delicada y querida Yedra.

Anónimo dijo...

Aunque solo sea por alusiones, tengo la obligación de dejar un comentario. Quiero que este sea para agredecer vuestros inmerecidos elogios hacia mi umilde persona, pero mas aun como reconocimiento de admiración hacia vosotr@s mis querid@s SALVA y YEDRA. Autentic@s maestr@s en hacer sentir que en este mundo de carreras y desenfreno, hay personas capaces de recordarnos el valor de las cosas sensillas, de las cosas del alma, de las cosas..............que de verdad son importantes.
Para vosotr@s mi cariño y mi respeto
Salvador Lobato

Anónimo dijo...

Aunque solo sea por alusiones, tengo la obligación de dejar un comentario. Quiero que este sea para agradecer vuestros inmerecidos elogios hacia mi humilde persona, pero más aun como reconocimiento de admiración hacia vosotr@s mis queridos SALVA y YEDRA. Auténtic@s maestr@s en hacer sentir que en este mundo de carreras y desenfreno, hay personas capaces de recordarnos el valor de las cosas sencillas, de las cosas del alma, de las cosas.... que de verdad son importantes.
Para vosotr@s mi cariño y mi respeto
Salvador Lobato